MASCARILLAS Y PÉRDIDA AUDITIVA: UN PROBLEMA QUE PODEMOS MINIMIZAR

Las mascarillas se han convertido en un complemento imprescindible para hacer frente al covid-19. En España, su uso es obligatorio por ley en espacios cerrados y en los exteriores, mucha gente prefiere seguir usándolas aunque se pueda mantener la distancia de seguridad.

En los últimos meses, muchas personas han sentido que se les ha hecho más difícil relacionarse con los demás. La generalización del uso de las mascarillas ha hecho que se dieran cuenta de que tenían problemas auditivos. 

¿Cómo afecta el uso de la mascarilla a las personas con pérdida auditiva?

Existe un problema evidente: el uso de la mascarilla supone una barrera para la difusión del sonido que emitimos al hablar. Las quirúrgicas atenúan entre 3 y 4 decibelios las frecuencias agudas y en las de tipo FPP2 la alteración se eleva hasta los 12 decibelios. Esto supone una dificultad añadida para las personas con problemas de audición que puede derivar en aislamiento social. Los problemas para comprender el mundo que nos rodea tienen unos efectos emocionales y psicológicos inevitables.

Por otra parte, cuando mantenemos una conversación, la expresión facial de nuestro interlocutor nos aporta mucha información. Aunque oigamos perfectamente, la lectura labial y otras “claves visuales” nos ayudan a comprender el mensaje, sobre todo en ambientes ruidosos. La mascarilla, aparte de atenuar y distorsionar la voz de la otra persona, nos impide realizar esa lectura inconsciente que es de vital importancia para las personas que sufren hipoacusia. 

¿Las mascarillas transparentes son la solución?

Desde distintos colectivos se ha solicitado la regulación de las mascarillas transparentes como solución a este problema. Es posible encontrar en el mercado cubrebocas de este tipo, pero su uso no está muy extendido y su elevado precio hace que sean inaccesibles para mucha gente, por lo menos para ser utilizadas de forma habitual. Por otra parte, la mayor parte de estos productos no están homologados y existen dudas respecto a su eficacia en términos de seguridad. No parece que vayan a ser la solución para este problema.

¿Es eficaz el uso de audífonos?

Esta es una consulta que nos suelen hacer y la respuesta es que sí. Sin duda. Los estudios realizados hasta la fecha nos han ofrecido mucha información sobre las frecuencias sonoras que más se alteran con el uso de las mascarillas. Si acudes a un centro especializado, te van a ofrecer el audífono que mejor se adapte a tus necesidades y sabrán como ajustarlo para minimizar el problema derivado de esta situación especial.

Es cierto que algunos usuarios de audífonos se han encontrado con problemas al utilizar una mascarilla con gomas elásticas. Sucede, sobre todo, con los dispositivos que van detrás de la oreja, ya que las gomas pueden tirar del auricular y moverlo de su sitio, pero hay formas de evitar que esto suceda. Las mascarillas con lazos de tela reducen la presión sobre las orejas y también puedes utilizar un sencillo extensor de plástico que te permitirá ajustar el cubrebocas en la parte posterior de la cabeza. Existen, además, unos ganchos salvaorejas en forma de S que te pueden proporcionar una solución rápida y eficaz.

¿Cómo podemos ayudar a que las personas con problemas de oído nos entiendan sin quitarnos la mascarilla?

Mientras tengamos que seguir utilizando mascarilla, será conveniente adoptar algunos hábitos para que todo el mundo nos entienda al hablar. Distintas instituciones y asociaciones han publicado manuales con recomendaciones, dirigidas tanto a la población general como a profesionales de gabinetes auditivos. Son consejos sencillos y muy fáciles de seguir que pueden hacer más fácil la vida de las personas afectadas por la hipoacusia:

  • Si vas a mantener una conversación, evita hacerlo en lugares con mucho ruido ambiental.
  • Dirígete a tu interlocutor siempre de frente y evita hablar mientras caminas.
  • No es necesario que grites ni que utilices un tono más elevado que el que sueles usar, pero intenta proyectar bien la voz.
  • Haz las pausas y silencios necesarios para que tu mensaje sea comprensible. Evita los carraspeos innecesarios.
  • Muestra empatía con la otra persona y repite las frases con otras palabras si crees que no te ha entendido.

No permitas que la mascarilla suponga un obstáculo en tu relación con el entorno. Si notas que tienes dificultades para entender lo que te dicen, podemos hacerte una revisión auditiva. Seguro que hay una solución adaptada a ti.

Pide cita desde nuestra página web y visítanos cuando quieras. Estaremos encantados de atenderte.

MASCARILLAS Y PÉRDIDA AUDITIVA: UN PROBLEMA QUE PODEMOS MINIMIZAR
Etiquetado en: